martes 29 noviembre 2022

ÚLTIMAS NOTICIAS

¿Son las dietas un verdadero milagro?

Las dietas han sido siempre un gran recurso cuando todos, tanto hombres como mujeres, nos hemos visto en la necesidad de perder peso, generalmente por motivos de salud. Son muchas las famosas que han promocionado y amadrinado estas dietas. En distintas campañas promocionales aseguran que ellas las han hecho y que sin duda funciona. Que una cara conocida sirva de altavoz para promocionar las bondades de un producto siempre ha funcionado, consiguiendo atraer miles de adeptos.

Huelga decir que siempre son las mujeres las que más se interesan por las distintas dietas existentes, sobre todo cuando se acerca el verano. La época estival es el momento en que se suelen ponerse manos a la obra con la mal llamada «operación bikini». Muchas de estas dietas no tienen ningún rigor científico y pueden llegar a ser incluso perjudiciales para la salud. A pesar de ello, muchas personas siguen picando porque «como lo anuncia una famosa o un famoso no puede ser malo».

Los famosos y las necesidades que crean

Cuando vemos a un famoso anunciar algo en televisión se nos crea una necesidad inmediata e ineludible para consumirlo. Interiorizamos que ya no podremos continuar con nuestra vida si no lo adquirimos de forma inmediata. No nos paramos a leer la letra pequeña ni las pequeñas o grandes contraindicaciones que su consumo pueda tener. Tal famoso lo usa y yo no puedo ser menos. Estoy a su nivel social y económico.

Ese es un grave error. No estamos a su nivel. Primero porque no tenemos tanto dinero y segundo porque estas personas viven en una burbuja en la que no se enteran de nada. Por regla general, tienen managers y agentes que se encargan de conseguirles esos contratos. Ellas y ellos solo firman sabiendo la ingente cantidad de dinero que van a ganar. Esa es la triste realidad de esto. En muchos casos, los famosos son marionetas cuyos hilos son dirigidos por terceros. El único objetivo es exprimir al personaje y sacarle el máximo rendimiento.

Poco importan los sentimientos o los principios. Es todo un burdo negocio. Importa el dinero y poco más. Y que el famoso de turno salga espectacularmente guapo en la campaña, claro. Faltaría más. Además, la marca ha de cumplir las exigencias que la estrella pone a la hora de hacer el anuncio. ¿Qué menos? Ha firmado algo casi a ciegas, ¿No? Por lo menos, hazle sentirse cómodo durante el rodaje.

Periodistas de anuncio

El caso del famoso imagen de marcas se da incluso entre periodistas, que pierden su credibilidad vendiéndose al mejor postor. El caso más conocido es de Matías Prats. El mítico presentador del telediario de Antena 3 lleva décadas siendo imagen de la aseguradora línea directa. Mónica Carrillo, Carme Chaparro o Susanna Griso son otras de las periodistas que han promocionado algunas marcas mientras que ejercen su profesión.

Pocos son capaces de ver la gravedad de esto. Son periodistas poniendo en juego su credibilidad y la del conjunto del gremio anunciando productos y relatando sus bondades. Esto no debería ocurrir. Todos sabemos que la mitad de cosas que se dicen en los anuncios no son verdad. Por lo tanto, están propagando una mentira.

Este es otro de los peligros del culto al cuerpo, el tomar lo primero que nos meten con calzador por televisión por quién lo está promocionando mi ídolo. A esto hay que sumar la imperiosa necesidad de sentirnos queridas y aceptadas por la sociedad. Sí tú, mujer que me estás leyendo, quieres perder peso de manera sana y controlada, por favor, acude a un especialista. No te fíes de Rocíito y la dieta de la alcachofa ni de nada que se le pueda llegar a parecer.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Latest Posts

NO TE PIERDAS