viernes 9 diciembre 2022

ÚLTIMAS NOTICIAS

Las playas de Castellón merecen ser cuidadas y protegidas

En verano uno de los lugares más visitados es la playa y, por ende, uno de los que más basura acumula. Esto debería avergonzarnos como sociedad. Es muy triste y causa gran impotencia ver nuestras playas llenas de plásticos y desperdicios. Hay personas que van a pasar el día a la playa el día y tiran sus desperdicios al mar. Por desgracia, este gente son conscientes del daño que causan al ecosistema con sus acciones. O eso quiero pensar.

Nunca debemos tirar basura a la playa, ya que no es solo un problema estético. Este es un problema medioambiental que afecta a millones de especies marinas que merecen ser cuidadas y protegidas. A pesar de que hay contenedores para los distintos desperdicios (plástico, papel, orgánico…), la pereza gana. Los bañistas se niegan a levantarse de su cómoda tumbona para caminar unos metros y depositar su brick de zumo en el contenedor. Prefieren arrojarlo a la arena y causar un daño casi irreparable al planeta.

Los negacionistas

Siempre me han maravillado esas personas a las que les da igual todo. No tienen empatía, conciencia, escrúpulos ni vergüenza alguna. No son conscientes de que lo que hacen tiene unas consecuencias terribles que no solo les van a afectar a ellos. El bien colectivo no les importa lo más mínimo. Sólo buscan su propia comodidad y vivir ellos bien haciendo el menor esfuerzo posible.

A este tipo de personas también les cuesta entender los beneficios que aporta reciclar la basura para el medio ambiente. Sólo el tener que separar los residuos ya les parece una ardua tarea a la que no se sienten obligados. Ellos consideran que gastan mucho menos tiempo tirando todo a un único cubo. Además, alegan que en el vertedero se encargan de separarlo, cosa que es mentira.

Estas personas son, por lo general, cuñados de bar que creen saber de todo y de nada entienden. Si de este tipo de gente dependiera el bien colectivo, el planeta estaría más que acabado hace mucho tiempo. Hay que hacerle un cordón sanitario a estas personas y no permitir que tomen decisiones en asuntos que afectan a lo colectivo. Son tristemente dañinos para el interés general de la población del planeta.

Sin obligación alguna

Piensan que al ser la situación «estable» por ahora, lo que acabe pasando a largo plazo no les va a afectar. De esta forma, no se sienten interpelados por las llamadas de atención de distintas organizaciones que lanzan mensajes de advertencia sobre el clima. No va con ellos el tema. Sólo quieren vivir felices y sin preocupaciones, sin ser conscientes de la terrible realidad que tenemos delante.

Cuando pintan bastos no es solución ponerse un antifaz y no ver nada. La solución es remangarse y ponerse a trabajar para solucionar el problema que haya surgido. Esconder la cabeza debajo del ala no lleva a nada bueno. Al contrario, agrava y enquista problemas que luego son casi imposibles ya de remediar. Debemos hacer una labor pedagógica e intentar hacer entrar en razón a aquellos que no consideran esto una emergencia. Nunca es tarde si la dicha es buena, o eso dicen. Para ellos tampoco lo es. Les necesitamos. Toda ayuda es poca.

Desde pequeñitos hemos de enseñar a los niños que no se tira al suelo la basura y que siempre que se pueda hay que reciclar. Es un deber de todos proteger esta casa común que nos une y que se llama planeta Tierra. Las próximas generaciones merecen que les dejemos un sitio decente y limpio en el que vivir. Ellos no merecen una pocilga a la que por nuestra culpa le queden las horas contadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Latest Posts

NO TE PIERDAS